Una nutrición adecuada sugiere que muchos nutrientes deben ingresar al cuerpo regularmente, en la cantidad necesaria y en las proporciones óptimas: proteínas, carbohidratos, grasas, agua, minerales y vitaminas. La falta o el exceso de algunos elementos nutricionales se convierten en causas de inconvenientes temporales primero, y luego el riesgo de desarrollar diversas enfermedades.

Una dieta saludable permite estabilizar el peso sin restricciones violentas, ayuda a deshacerse de las enfermedades y prevenir su desarrollo, ayuda a restaurar la energía intelectual y física. Una dieta saludable es un componente importante de un estilo de vida saludable.