El vegetarianismo es un concepto amplio que incluye muchas subespecies. Se considera que la base para crear una clasificación son los alimentos que pueden o no pueden consumirse.
Los vegetarianos excluyen solo la carne, dejando productos como huevos, leche y miel natural en la dieta.
En este caso, depende de todos decidir si abandonarlos o no.
El vegetarianismo se divide en los siguientes tipos:

Ovo-lacto-vegetarianismo
Ovo-vegetarianismo
Lacto-vegetarianismo

Ovo-lacto-vegetarianismo

Este es el tipo de vegetarianismo más común al que se adhiere la mayoría de las personas en el mundo.
La carne no se consume, pero se pueden comer otros productos de origen animal, por ejemplo, huevos, leche. La versión clásica incluirá frutas, verduras, champiñones, semillas, frutos secos, tubérculos, quesos, yogures y huevos.

Ovo-vegetarianismo

Ya por el nombre está claro que este subtipo solo permite el uso de huevos de productos animales. En todos los demás aspectos, la dieta es similar a la clásica.

Lacto-vegetarianismo

Esta definición proviene de la palabra “lactosa” o azúcar, que está contenida en los productos lácteos. Si se ha detenido en esta dirección, solo puede comer productos lácteos del “animal”.